Fundación Diario De Un Cuidador | ¿Cómo lidias con los remordimientos?
22611
single,single-post,postid-22611,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-2.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.1,vc_responsive
worse-for-wear-1438209

¿Cómo lidias con los remordimientos?

Decirme a mí mismo que hice lo mejor que pude con lo que tenía en ese momento y en casos específicos en los que no gestioné bien las cosas. Le pedí perdón mientras mamá estaba conmigo y desde que falleció he repetido esas disculpas y me he recordado a mí mismo que nos amamos el uno al otro hasta el final y eso es todo lo que importa ahora.

No podemos cambiar lo que se ha ido. Solo podemos aprender y recordar que somos humanos. Solo es importante reconocer los errores que pudiéramos haber mejorado y lamentar no haber llegado a ese nivel. – VM

Intento darme cuenta de lo que hice para causar arrepentimiento y no repetirlo si es posible. También me disculpo cuando sea necesario. Convertirse en una cuidadora es un gran desafío para muchas de nosotras, pero he hecho lo mejor que pude, ¡así que ahora estoy lista para los golpes! También lo puse en las manos de Dios y él me ha guiado a través de algunos baches realmente difíciles. – PW

Estoy pasando un momento difícil de remordimientos después de perder a mi hija de 31 años recientemente después de cuidarla desde que nació. Para un padre, nunca hay suficientes días cuando tu hijo muere delante de ti. Lamento que no pudiera hacer más y lamento no haber podido salvarla. – JW

Las palabras del ‘Padre Nuestro’ y su significado realmente me llamaron la atención después de perder a mi padre cuando tenía 25 años ‘Hágase tu voluntad’ … Esa es la esencia de la fe, que debemos aceptar lo que no podemos entender y tener esperanza que algo mayor sabe el porqué de las cosas. Si no eres religioso, me disculpo si pudiera ofender, pero eso fue lo único que me ayudó a aceptarlo. Espero que encuentres la forma de lidiar con que salvar a otros no está a nuestro alcance sin importar cuán desesperadamente deseemos tener ese poder. También le grité mucho a Dios en ese momento porque sé que él comprende la ira y el dolor. – VM

Bajo tratamiento por trauma psicológico. Después de que mi madre muriera, sin embargo. Estaba demasiado ocupada gestionando el cuidado diario para tan siquiera percatarme del arrepentimiento. Excepto uno. Una vez, en un punto bastante temprano en el viaje de cuidar cuando todavía no había aprendido lo suficiente, no tuve paciencia con las repeticiones de mi madre. Me disculpé de inmediato, pero estuve muy arrepentida durante una hora hasta que me di cuenta de que a ella se le habría olvidado por completo cinco minutos después de que sucediera. Tomé la decisión de ser más cuidadosa y no solo ya no me sentí mal sino que tampoco volvió a suceder. – PV

Tengo una habitación en mi cabeza. Parece el ático de la película Jumanji. Hay un baúl adornado de metal en este lugar feliz que está cerrado y he olvidado dónde está escondida la llave. Todos los remordimientos, los errores, los actos erróneos, las consecuencias … todo está ahí. – JO

Dejo el palo en el suelo y de golpearme con él. Comprométete a aprender de los errores. Abrazo mi tendencia humana a no hacerlo bien incluso cuando le puse mi mejor esfuerzo. Entiendo que hice lo mejor que pude en ese momento dada la información que tenía. Abandoné a cualquiera en mi vida que no podía considerar un apoyo positivo. – KW

No estoy seguro de que realmente se pueda lidiar con los remordimientos. Aparte de cruzar los dedos para no cometer el mismo error y darte cuenta de lo que has hecho mal. ¿Fue realmente un error o algo bueno para la persona? Es la sensación de culpa lo que debes superar. Pero siendo consciente de que lo que hiciste fue sin maldad. Lo siento, – BG

Hice lo que pensé que era lo mejor. Necesité darme cuenta de que no puedes controlarlo todo, que algunas cosas pasan porque así debe ser. – MM

Discúlpate, aprende de ello, trata de hacer las paces si es posible, perdona a los demás y a ti mismo y recuerda que los éxitos superan con creces los errores. Hago lo que puedo para tener la conciencia tranquila y seguir adelante. – LD

Les dejo moverse a través de mí, pero no podemos avanzar con remordimientos. Decirnos palabras como “es lo que es” y “sé qué hacer ahora” funcionan para ser más positivos y seguir adelante. – JG

Todos somos humanos. Nadie es perfecto, fuimos hechos para no serlo. Solo hazlo lo mejor que puedas sabiendo que hiciste lo mejor. No puedes hacer nada mejor que eso. – CE

Me concentro en el remordimiento, le presto un poco de atención, rezo por ello y se lo entrego a Dios. Dios es más grande que cualquier arrepentimiento que pueda tener. – CB

Tira la toalla o sigue adelante. Todo el mundo tiene arrepentimientos. TODO EL MUNDO. La vida no siempre es fácil. Se estimaba que debería haber estado muerto hace 31 años. Tengo muchos remordimientos, pero vivir en el pasado no ayuda. – LK

Creo que, en general, trato de hacer todo lo que está en mi lista de deseos, así que no me arrepiento y no quiero lamentarme de no haber hecho algo cuando sea más mayor. – KD

Pienso que no debo tenerlos (arrepentimientos). Hice lo mejor que pude y le di amor más que suficiente. Es cruel castigarnos cuando hicimos lo que pudimos. – MB

Me pregunto si hice lo suficiente… conociendo a mi padre, él no querría que yo pensara así. – DZ

La mayoría de los remordimientos son por no haber sabido que nuestro camino sería el del Parkinson de mi esposo, quien comenzó este viaje cuando tenía 48 años. Lamentamos no haber tenido un retiro. Sin embargo, es lo que es y le doy a Dios gracias por darme la capacidad de gestionar la mayoría de aspectos y por tener un dulce esposo. – DG

Gestiono mis arrepentimientos con helado de chocolate, mientras reflexiono sobre qué es lo que realmente me hace sentirlos. – BS

Trabajar a diario repitiendo mantras que los expulsen, podría funcionar algún día. – PM

Sabiendo que nadie es perfecto y que todos cometen errores, especialmente bajo ese tipo de presión. – KD

Los remordimientos siempre están ahí. Pero nadie lo sabe hasta que llega un momento en el que nos sentimos fatal por una decisión equivocada o por haber hecho algo mal. Para mí, tanto en casa como en el trabajo he tomando decisiones que a veces me han llevado a cometer un error no intencionado. Solo somos humanos e imperfectos. Lo que hacemos es pensar mucho y tomarnos más tiempo antes de hablar o actuar. Como cuidadora, quería estar tranquila o relajarme en cualquier momento sintiéndome segura de que puedo brindarle la misma buena atención a mis clientes como lo que le hago con mi propia familia. No se trata del dinero sino de la gratitud y el ayudar a tu cliente y o compañera de trabajo a realizar bien la labor. Me disculpo a mi superior o gerente si me equivoco y lo hago mal. Pido perdón y que me enseñen a hacerlo bien. ¿Es mejor pedir y buscar ayuda en lugar de pretender que sabes lo que estás haciendo como hacen algunos? Siempre tengo en mente que cuido de personas y que su salud y seguridad están en mis manos. Hay que ser cuidadoso y consciente. – YZ

Por Michelle Daly
Fuente: www.thecaregiverspace.org

Sin comentarios

Publicar comentario

(Mediante el envío de este formulario, manifiestas haber leído y aceptar el Aviso Legal)