Fundación Diario De Un Cuidador | Una carta a Doña Pilar…
22710
single,single-post,postid-22710,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-2.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.1,vc_responsive
maria-malumbres-hernando-zaragoza-melilla-pilar-oliden

Una carta a Doña Pilar…

15036283_10207807462888006_8931807186921655690_n

Estimada Pilar que estás ya en los cielos,

No encuentro las palabras adecuadas para despedirme de ti, para darte las gracias, por rendirte un homenaje como te mereces. Has sido la madre de muchos de nosotros, cuidadores y ex cuidadores. Tu sufrimiento como el de todos los que pasan por una demencia es injusto.

Es injusto que alguien tan bueno, tan lleno de amor hacia el prójimo, y que ha luchado toda su vida ayudando a tantas personas en Melilla para que tuvieran una asistencia digna, haya sufrido en sus propias carnes una enfermedad tan cruel como es el Alzheimer. Todos los afectados de cualquier patología severa, podrían decir lo mismo.

Como madre, estoy convencido de que, en estos momentos, desearías que la gente pensara menos en ti y más en ese gran hijo que dejas (tan solo físicamente). Querrías ver que ahora es él quien debe ser cuidado y en quien nos hemos de centrar. Así lo haremos. Así lo estamos haciendo. Y ahí seguirás a su lado. Lo sé. Envolviéndole con ese manto de amor infinito y protección con el que sólo las madres podéis cobijarnos.

No he tenido el placer de conocerte en persona. Pero sabes lo mucho que Jesús y yo hemos caminado el uno al lado del otro. Tú y mi madre, nos habéis hecho transmutar esta experiencia en querer ayudar a los demás y os doy las gracias por ello. Has sido una señora excepcional y no he encontrado mejor forma de despedirme que la de dejar que sea Jesús la persona que te hable a través de estos textos escritos por él que he ido recopilando (el último escrito, son aquellas palabras que él imaginaba que le dirías al final de vuestro camino):

13600347_10206848791601823_3446750146852226248_n

Te Quiero mi Reina

Te QuieroHoy te miro y estás ausente en un mundo que no entiendo, pero aún ahí estoy aquí contigo y camino a tu lado. Siente mi amor como música para tu alma, porque sé que ahí, donde habita tu mente te alcanzaré y calmaré tu dolor, cubriré tus temores y te daré consuelo en medio del mar de este olvido..

Sabes que estoy y estaré a tu lado… hasta el final.

¿Recuerdas cuando era un niño?, ¿aquellos momentos después de la cena?. Claro que no, qué preguntas.. o quizá sí, y no sepas como volver a contarme cuan dulces eran esos momentos cuando mi cabeza reposaba en tu regazo y acariciabas mi cabello.

Ahora, aunque ya no podrás entenderlo, y aunque lo intente cada día, confieso que hacías que mi mundo fuese seguro, no existían temores, tu amor me envolvía y yo sonreía hasta dormir.

Hoy soy quien sostiene estos pedacitos de cada uno de nosotros, nuestros recuerdos…en el jardín con el que siempre soñamos y que hoy está más lejos que nunca. Pero te tengo a ti, que eres la flor más maravillosa que haya podido contemplar. Y en medio de todo, estoy aquí..sostengo tu mano para que sientas que estás viva y que yo vivo por ti… regálame otra sonrisa, por favor.

Miro tu rostro, recuerdo el tiempo pasado, esa bellísima y sincera sonrisa, te escucho tarareando por toda la casa aquella melodía que nunca supe qué era, edificando cada sueño que imaginaste y realizaste, y no puedo dejar de pensar qué habría sido de mi vida sin llegar a conocerte.

Tu visión, tu entrega y amor por los demás, marcan mi vida.. Tu luz guía mis pasos, y en medio de tu ausencia, sé que me sientes cuando te digo “Te Quiero..” pero nunca lo hice lo suficiente, lo sé:

Gracias Madre. Gracias por no habérmelo reprochado nunca, GRACIAS. Gracias por haberme enseñado a dar sin esperar nada a cambio.

Me cuentan, que aún cuando el olvido te robe y te distancie de mi cada día un poco más… NUNCA podrás dejar de amar a aquel niño al que diste luz y creaste; al niño que llevaste en tus brazos, al que enseñaste a caminar, al que le mostraste el mar de la vida y… le diste alas para volar.

Porque el amor cuando es de verdad es para siempre, porque si no es en el cerebro, es en el corazón y sino, es en el Alma.

Me dicen… que tu amor por mi, aunque silencioso, permanecerá en ti de cualquier forma, y que tus bonitos ojos marrones, cada vez más oscuros al permanecer casi siempre cerrados, no dejan de verme, conocerme y sentirme hasta llegar al amor que me demostrabas de niño cada noche; y que hoy yo lo hago por ti.

En medio de esta oscuridad siento que tu corazón está en paz…permanezco a tu lado, vivo en tu corazón, que es más fuerte que el olvido y tú estarás por siempre en el mío…

Te Quiero Mamá

Te Quiero mi Reina, No lo olvides

(A la mujer que un día me tuvo en su seno, a ella que me formó con su ejemplo, su amor y dedicación…)

✠ Tj ✠

En la ciudad de Melilla, Miércoles 27 de enero 2016

29389290_10211583720532087_7859005073856618500_n

…Y el tiempo corre:

A mi Madre

A María del Pilar, mi Madre, con todo el Amor que encuentro… porque pasan los días, y veo al mundo muy quieto, y te vas, y te vas yendo y lo haces sin remedio… y no soporto el no haber hecho, lo que tú has hecho de mi, en este breve y cortísimo lapso de tiempo…

Pero quiero darte las gracias, y si algún día ya no te tengo, que sepas que siempre estuve aquí, y que eres lo que más quiero. Que ya nada será igual, cuando YA!! no cambies de lugar 100 veces ese florero, cuando YA!! no me preguntes 100 veces, “¿Dónde está…?”, hijo mío, esto o aquello… “¿a qué he venido AQUÍ… por Dios?.. vuelvo por donde vine, a ver si me acuerdo“. Frases que repetías, que recuerdo y que ahora tanto echo de menos..

Pedirte perdón por no haberlo comprendido primero, pero… QUIERO ESTAR AQUÍ -aunque nunca lo sepas- … y decirte:

TÚ ERES LO QUE MÁS QUIERO

Tus recuerdos se desvanecen… y entre todos nada hacemos, pero que complicado me resulta ayudarte en un mundo tan tuyo y que ya empieza a no ser nuestro.

Maria-de-pilar-oliden-malumbres

Gracias

ayuntamiento-de-melilla-mir-berlanga-papa-mama-melilla-reina-sofia-Gracias (?)… a Papá, por haberse ido antes de tiempo… lo pienso, lo escribo y casi ni me entiendo; pero dime, amigo imaginario: ¿Qué hubiera sido de él, de verla entre tanto desconcierto?. Este, su último (inconsciente) detalle para contigo, siempre estará en mi recuerdo, como su persona, el hombre de tus Sueños, mi Padre, ese hombre tan dulce al que tanto tantísimo echo de menos.

Un Beso a él le envío, y un Abrazo, y un Te Quiero, por lo mucho que te quiso, y por ser… un ser sincero, por lo mucho que te amó, y por ser como ha sido: buen hombre y fiel caballero. Como él, disculpadme, no hubo ni habrá nadie en el mundo entero, ejemplo de multitudes que a veces permanecen en silencio… mientras tú, MADRE, te deterioras, y yo sigo buscando el maldito remedio. Mientras algunos callan y yo… yo muero por dentro.

A mi Padre, mago de la honestidad, pero sobre todo a  María del Pilar “Pili” Oliden, mi Madre

✠ Tj ✠

En la ciudad de Melilla, Martes 13 de Enero 2009

6895_10205873167531831_3432011892484883077_n

Al final…

(…) Quisiera que recuerdes mi sonrisa y el amor en mis ojos. Olvida mis enfados y recuerda mis consejos; olvida aquellas palabras ásperas si salieron de mi boca alguna vez, más no de mi corazón que aún te recuerda… observa las señales, porque sigo aquí.

Y si en algún momento mi actuar lastimó tu alma… trae a ti los buenos tiempos que pasamos juntos y aquellas cómplices miradas con las que tanto nos dijimos siempre.

Es posible que no habláramos mucho, pero los ojos dicen tanto: Te quiero hijo mío.

En este viaje, muchas veces sentí que la derrota y el desánimo podían más que yo, me deje llevar por las circunstancias y caí sobre mis rodillas, pero recuerda, -y tú lo sabes mejor que nadie- siempre me levanté y enfrenté duras batallas y al pasar el tiempo gané.

Nunca te des por vencido…

Pilar… nos dejas este gran legado. Un legado contruido por ti y tu hijo por y para los que sufren a diario. Dale fuerzas. Y confía en nosotros. Sabes que estará en buenas manos.

Descanse en paz, Doña Pilar Oliden.

26195340_10155993589844801_386508923194631153_n

Sin comentarios

Publicar comentario

(Mediante el envío de este formulario, manifiestas haber leído y aceptar el Aviso Legal)